Categorías

logo
Cannabis medicinal Vs. Cáncer
28 Sep

No es un secreto que durante miles de años, las personas hemos utilizado el cannabis con fines recreativos, rituales y medicinales. La planta produce una resina que contiene varias sustancias que conocemos como cannabinoides y que cada uno tiene su función y entre ellos, están los cannabinoides medicinales.

Hoy en día, las propiedades del cannabis medicinal son más conocidas y cada vez más personas lo utilizan para paliar los efectos de distintas enfermedades como la epilepsia o la esclerosis múltiple.

¿Cannabis para curar el cáncer?

En internet podemos encontrar testimonios sobre el cannabis medicinal y sus derivados que afirman que el cannabis puede curar el cáncer y que les está ayudando a reducir los efectos secundarios de los tratamientos que reciben.

En 2017, la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos confirmó que el cannabis medicinal ayudaba a mejorar las náuseas causadas por la quimioterapia pero no confirmó que fuese capaz de curar las células cancerígenas.

De hecho, en el mercado, actualmente encontramos dronabinol que es una forma artificial de cannabis y que se receta para tratar la pérdida del apetito en personas con SIDA o las náuseas y vómitos severos causados por la quimioterapia para curar el cáncer.

En 2017, sólo en Estados Unidos se diagnosticaron más de un millón y medio de personas afectadas por cáncer y se prevé que en 2030 aumenten más del 50% en todo el mundo.

Los tratamientos más comunes contra el cáncer son la quimio y radioterapia, la inmunoterapia, la cirugía y la terapia dirigida (terapia con medicamentos, diferente a la quimioterapia tradicional) pero los efectos secundarios son muchos y variados, fatiga, caída del pelo, náuseas… el cannabis medicinal es un respiro para los pacientes ya que pueden lidiar los efectos secundarios de los tratamientos.

Cannabis medicinal Vs. células cancerígenas

Tanto el CBD como el THC han demostrado reducir el crecimiento tumoral en cáncer de pulmón, próstata, colon, páncreas, cerebro, cuello uterino… de hecho, Cristina Sánchez, Profesora Titular de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad Complutense en Madrid y miembro del Observatorio Español de Cannabis Medicinal, lleva estudiando los cannabinoides desde hace más 20 años y fue la primera en descubrir los efectos antitumorales de los cannabinoides mediante pruebas en animales con tumores mamarios y cerebrales, aunque todavía están pendientes las pruebas con personas.

(Una de las ventajas de los medicamentos basados en cannabinoides es que se dirigen específicamente a las células tumorales. No tienen ningún efecto tóxico sobre las células normales no tumorales. Esta es una ventaja con respecto a la quimioterapia estándar que daña básicamente a todo)

(Una de las ventajas de los medicamentos basados en cannabinoides es que se dirigen específicamente a las células tumorales. No tienen ningún efecto tóxico sobre las células normales no tumorales. Esta es una ventaja con respecto a la quimioterapia estándar que daña básicamente a todo).

El International Journal of Oncology publicó un estudio donde indicaba que los cannabinoides matan con éxito las células cancerígenas y los beneficios aumentan cuando se combinan con quimioterapia.

Son muchos los tratamientos con cannabis medicinal que existen en el mercado pero el más popular es el aceite de cannabis por su alto contenido en CBD.

El aceite de CBD no tiene THC, por lo tanto, no produce ningún efecto psicoactivo. Al no contener THC, sus propiedades son analgésicas, antieméticas (vómitos y náuseas), antiinflamatorias y anticonvulsivas.

Si estás en proceso de curar un cáncer y estás considerando el uso de cananbinoides, recomendamos trabajar con un profesional capacitado en este tipo de terapias que te aconsejará sobre los productos, las dosis y te facilitará toda la información al respecto.